miércoles, 7 de marzo de 2012

No Te Marques Objetivos Ni Hagas Planes

La idea de marcarnos objetivos concretas y realizables parece algo muy arraigado en nuestra cultura. Yo he vivido muchos años marcándome objetivos y, de hecho, gran parte de lo que he escrito en el pasado trataba de cómo marcarse y conseguir objetivos.

Actualmente, sin embargo, vivo en gran medida sin marcarme ninguno. Resulta liberador, y al contrario de lo que pueden habernos enseñado, no implica que dejes de conseguir cosas.

Significa dejar de estar limitado por tus propios objetivos.

Analiza esta creencia común: “Nunca irás a ningún lugar si no sabes a dónde vas.” Parece de sentido común, pero es obviamente falso si lo piensas un poco. Hagamos un experimento sencillo: sal afuera y camina en cualquier dirección, cambia de dirección con libertad, arbitrariamente. Después de veinte minutos, una hora... ¡estarás en algún sitio! Simplemente no sabías que ibas a acabar en ese lugar.

Y esa es la cuestión: debes abrir tu mente para ir a sitios a los que no esperabas ir. Si vives sin marcarte objetivos, explorarás nuevos territorios. Aprenderás cosas inesperadas. Terminarás en lugares sorprendentes. Esa es la belleza de esta filosofía, pero además supone una difícil transición.

Actualmente vivo casi sin marcarme objetivos. De vez en cuando me viene alguno, pero lo dejo ir. Vivir así nunca ha sido un objetivo para mi.... es solo algo que estoy aprendiendo y que disfruto, que me resulta liberador, que funciona con el estilo de vida de perseguir mi pasión.


Tres Notas Importantes

Mucha gente tiene problemas con mi experimento de "no marcarse objetivos", así que éstas son tres notas previas antes de ponerse con ello:
  1. Mi definición de "Objetivo": No estoy definiendo objetivo como “algo que quieras hacer”. No estoy hablando de deshacerte de todos tus deseos. Hablo de dejar pasar los resultados predefinidos. Así que “objetivo” significa “resultado o destino predefinido”. Si empiezas a caminar, sin saber a dónde vas, podrías decir, “¡Tengo el objetivo de caminar!” Pero no sabes a dónde te llevará. Si en lugar de eso, empiezas a caminar para ir al centro comercial, eso es caminar con un objetivo. Cuando la gente dice, “¡Tu estás haciendo algo, por tanto tienes objetivos!”, mi respuesta es, “Si, pero ni se a dónde me llevará lo que estoy haciendo ni me importa.” (Por cierto, que éste es un síntoma del síndrome de Te Pillé, tratar de señalar mis hipocresías, en lugar de seguir realmente mis recomendaciones.)
  2. No tienes por qué intentarlo. Si vivir sin marcarte objetivos te parece estúpido o demasiado radical, no lo intentes. No me importa si no estás de acuerdo conmigo en este punto -- a mí me funciona, pero podría no hacerlo para tí. No hay problema. El resto del libro todavía puede servirte. Y quién sabe, puede que algún día puedas reconsiderarlo.
  3. ¿Necesitaba marcarme objetivos al principio? Mucha gente dice que puede que no necesite objetivos actualmente porque ya he conseguido muchas cosas, y he llegado al punto de no necesitar mas. Bien -- puedes creer eso ... o, podrías tratar de vivir sin marcarte objetivos, y ver que ocurre. No sé si necesitaba marcarme objetivos al principio -- ¿cómo puedo volver atrás y comprobarlo? Supongo que no estaría donde estoy ahora si hubiera utilizado estas ideas, pero estaría en otro sitio igual de válido.


El Problema De Marcarse Objetivos

En el pasado, me marcaba entre uno y tres objetivos para el año, y después subobjetivos para cada mes. Después establecía los pasos que debía efectuar cada semana y cada día, y trataba de enfocar mi día en esos pasos.

Por desgracia, nunca, jamás funciona a la perfección. Todos sabemos de lo que hablo. Te encuentras demasiado ocupado o empiezas a dejarlo para después o se complican las cosas, tus objetivos semanales y mensuales se retrasan o pasan a un segundo plano, te desanimas porque piensas que no tienes disciplina. Revisas tus objetivos y los restableces. Creas un nuevo conjunto de sub-objetivos y planes de acción.

A veces consigues algún objetivo y te sientes genial. Pero la mayor parte del tiempo no los consigues y te maldices por ello.

Este es el secreto: el problema no eres tu, ¡es el sistema! El sistema de objetivos está destinado al fracaso.

Incluso cuando haces las cosas a la perfección, no es lo ideal porque limita tus posibilidades. Cuando no tienes ganas de hacer algo, debes forzarte a hacerlo. Tu camino esta marcado, de modo que no tienes posibilidad de explorar nuevos territorios. Tienes que seguir el plan, incluso aunque te apasione otra cosa.

Algunos sistemas de objetivos son algo mas flexibles, pero nada es tan flexible como una vida sin marcarse objetivos.

Vivir Sin Marcarse Objetivos

¿Cómo sería una vida sin marcarse objetivos? En la práctica, es muy diferente a una con objetivos marcados.

No te marcas un objetivo para el año, ni para el mes, ni para la semana o el día. No te obsesionas con realizar el seguimiento, ni ejecutar los pasos necesarios.

Ni tan siquiera necesitas una lista de tareas, aunque no pasa nada si quieres anotar recordatorios.

¿Qué haces entonces? ¿Pasarte el día tumbado en el sofá? No, encuentras algo que te apasiona, y lo haces. Solo porque no tengas objetivos no significa que no hagas nada—puedes crear, producir, preseguir tu pasión.

Y en la práctica, es algo maravilloso: te levantas y haces aquello por lo que sientes pasión. En mi caso, suele ser escribir, pero podría ser ayudar a los demás o conectar con gente increible o pasar el tiempo con mi mujer o jugando con mis hijos. No hay límite, porque soy libre.

Al final hago más cosas que si me hubiera marcado objetivos, porque siempre estoy haciendo algo que me encanta. Pero si consigo o no hacer cosas no es la clave: lo que importa es que hago lo que me gusta hacer, siempre.

Termino en lugares maravillosos, sorprendentes, fantásticos. Lugares que no imaginaba cuando empecé.

No importa el camino que sigas, no importa el sitio al que llegues, todos son buenos. No hay camino malo, no hay destino malo. Solo es distinto, y lo diferente es maravilloso. No juzgues. Solo vive la experiencia.

Recuerda siempre: el viaje lo es todo. El destino es secundario.

7 comentarios:

  1. Da la sensacion que se está haciendo una apología de la perrera absoluta que es el "paz y amor" de los hippies. Pero he de reconocer que es verdad que esto:
    "A veces consigues algún objetivo y te sientes genial. Pero la mayor parte del tiempo no los consigues y te maldices por ello."
    me pasa a mi constantemente.
    Pero sigo pensando que es un poco radical lo de no marcarse objetivos. P.e. yo estudio inglés, no tengo mas remedio que marcarme fechas.
    Luego dice: "hago lo que me gusta hacer, siempre" ; esto está muy bien cuando tienes dinero, pero la vida real es más complicado.

    ResponderEliminar
  2. Cuando te maldices a ti mismo por no hacer lo que se "supone" que debes hacer ese castigo te va minando y quemando por dentro. Eso mismo es lo que te impide abrirte a lo inesperado. Aprendes a quedarte con lo conocido, a intentar controlarlo todo (y a todos) aunque sea imposible. Y eso genera mas frustración... en un bucle infinito.

    Es tu decisión romper el bucle. No lamentarte de tus errores, utilizarlos para aprender y para animarte a seguir inventando tu vida.

    ResponderEliminar
  3. Con la disciplina y perseverancia cualquier objetivo razonable es posible, así que cuando hablas de los problemas de los objetivos, lo que veo es que usted no tiene esos dos valores, por eso se siente frustrado y se rinde.
    Cada quien tiene derecho a pensar lo que se le de la gana, pero las personas que alcanzan sus sueños son las que se trazan objetivos y tienen la suficiente disciplina y perseverancia para cumplirlos.
    Así que no se lamente por sus fracasos, aprenda de ellos y como dicen los Japoneses si te caes siete veces levantate ocho!!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo. Trazarse objetivos rigurosos es una de las maneras más claras de perder la libertad y caer en la frustración. Lo sé por experiencia propia: uno deja de vivir, se enfrasca en sus fracasos y se culpa por ello, pensando que la vida es demasiado corta. Actualmente yo también vivo sin objetivos, ni siquiera pienso en lo que voy a hacer, tomo la vida como llegue. Cosas como pensar en el simple itinerario del día logran estresarme. Así que vivo inmerso en mi propio limpio, sin importarme que se caiga lo que esté flojo.
    Muy bueno tu Post, te apoyo completamente.

    ResponderEliminar
  5. Las marcas o objetivos es una manera que tenemos de avanzar, y de poder cuantificar el progreso, de buscar un propósito. Pero has de ser realista a la hora de marcarte unos objetivos, has de ser sincero con tigo mismo o si no caes en la frase "lo haré luego...", y has de ser flexible sabiendo cuales objetivos se han de hacer y cuales hay más margen.
    También has de pensar que en la vida hay obligaciones pero no por ello no has de dejar de tener tiempo para ti y pasártelo bien, la organización lo hes todo.

    ResponderEliminar
  6. yo vivo con el pensamiento de ver que pasa solamente no tengo objetivo fijo solo vivir... tengo un trabajo y una sostenivilidad no quiere decir que por no tener ningun objetivo fijo te vayas a la nada todo el mundo tiene su manera especial de pensar y la mia es así vivr el momento tener experiencias nuevas todos los dias sin una rutina que defina que hacer los resultados mas divertidos son los inesperados y muchas veces son mas favorables de lo que uno imagina :D

    ResponderEliminar
  7. Yo me quede sin objetivos y paro durmiendo ya

    ResponderEliminar